inicio logo tiendastextiles.com
 

 

confeccion textil
Recomendar Compartir
 

Confeccion textil

Cuando usamos el término “textil” muchos son los que asocian rápidamente esta palabra a la ropa ya elaborada o la materia prima para su fabricación; este pensamiento no es erróneo, pero sí, incompleto. El término “textil” abarca mucho más que prendas de vestir, también incluye a la blanquería: manteles, sábanas, toallas, edredones, colchas, mantas, etc. Y es por esto que la confección textil es tan pero tan compleja.

Fabricar ropa, calzado o artículos de blanquería no es tarea fácil, no solo porque se debe contar con la maquinaria adecuada, sino también se debe ser muy cuidadoso a la hora de elegir los tejidos, como cuando se trabajo con ellos. En la confección textil tiene lugar muchos aspectos: el diseño, los modelos, la tela, la textura y los colores; si logramos combinar todos estos factores a la perfección, el producto final será exitoso.

 

Control de calidad

Como toda empres o industria, la confección textil, también cuenta con su control de calidad, y éste se lleva a cabo siguiendo algunos parámetros fundamentales. Ante todo la prenda debe satisfacer las necesidades implícitas y explícitas del consumidor, éstas se cumplen a través de los diseños, la calidad de la tela y la resistencia de la misma. Una vez que nosotros, como empresa determinamos las necesidades y antojos de nuestro público, procederemos a confeccionar la prenda. En el momento en que ésta se encuentra en producción debemos cerciorarnos de su calidad a medida que se va desarrollando su fabricación, para esto se pondrán en práctica diferentes medidas: auditorias de telas, de empleados, de insumos, mantenimiento de la maquinaria de confección, controles sistemáticos en las diferentes tareas de la empresa, etc.

Se debe verificar muy cuidadosamente la calidad de los insumos que se utilizan para la confección textil, para esto se realizaran pruebas o ensayos para evaluar todo lo que compondrá a nuestra manufactura. Aquí no solo se debe controlar los hilos o tejidos, sino también los accesorios: cierres, botones, apliques, aceites, perfuminas, y demás. En las pruebas que se realizarán podremos medir los parámetros más significativos de la materia prima: torsión, ligamentos, resistencia al desgarro, abrasión, peeling, etc. Mediante las pruebas químicas podemos establecer la solidez de los colores ante los lavados continuos, cómo reaccionan a la luz, a la humedad o si la tela es o no impermeable.

Estos controles no son un detalle menor, si no los efectuamos correctamente o con regularidad, entonces corremos el riesgo de que nuestra producción en serie fracase, lo que eventualmente nos representará una gran pérdida de dinero. Los controles de confección textil se pueden dividir de la siguiente manera: control de calidad de diseño, de tejido, del patronaje, de corte, de costura y de acabados. Realizando todos ellos, llegaremos a buen puerto; cada área necesita ser testeada para asegurar la mejor calidad posible. La confección textil no es una tarea sencilla, no se trata solo de coser o bordar, sino de diseñar, innovar, y garantizar confiabilidad en cada producto que se produce; es por esto que siempre debemos elegir la mejor materia prima para obtener la mejor manufactura.

La industria

Al tocar el tema de la confección textil, no nos queda más remedio que hacer referencia a la industria de este campo, aquí es donde se produce tanto la ropa, como las telas, los hilos, las fibras y todo aquello relacionado a esta área. Hoy en día debemos pensar a los productos textiles como artículos de índole masiva, ya que se venden y se producen en grandes cantidades; la industria textil genera tanto empleos directos como indirectos y es por esto que una parte significativa de la economía mundial recae aquí. Cuando salimos a la calle vemos artículos textiles por doquier: pantalones, sacos, camperas, calzado, camisas, polleras, etc; casi todo tiene una parte textil. A la confección textil se la puede dividir en varias áreas, la primera de todas es la que se encarga de producir las fibras, las cuales son la materia prima para cualquier tipo de artículo de ésta índole.

La tejeduría es el segundo sector más importante, aquí es donde se van a convertir a los hilos en telas; luego en este proceso de confección textil, se deberá pasar al sector de tintorería y acabados. Es aquí donde se procederá a teñir las telas mediante procesos químicos, también se tratará de mejorar su calidad. Una vez que todos estos pasos ya están dados, se empezarán a producir los artículos, las telas irán tomando forma de camisa, sweater, vestido y demás. Es necesario hacer hincapié en un factor que no todos notan; algunas fábricas de confección textil poseen áreas de alta costura, aquí es donde se producen artículos textiles en menor cantidad pero con una mayor calidad; en este sector tiene gran relevancia la moda como la tendencia y es por ello que se trabaja para una elite de público.

email de contacto para informes