inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cortinas
Recomendar Compartir
 

Cortinas

Las cortinas no se consideran un simple o mero elemento para aislar la luz de un cuarto, sino que nos brindan muchas más aplicaciones y utilidades. Decimos que una cortina no es un trozo de tela, sino un elemento decorativo, mediante ellas podemos ambientar cualquier tipo de inmueble o lugar de trabajo. Las podemos encontrar en el mercado en diferentes telas, colores, texturas y tamaños, lo importante es saber cuál será la ideal para el sitio que deseemos ambientar.

El mercado actual nos ofrece un sinfín de variedades de cortinas de todo tipo, pero existen características que deben estar presentes en toda cortina, más allá de que su modelo varíe. Por ejemplo, los tejidos que las componen deben ser fuertes y resistentes y deben estar preparadas para ser colocadas en los ganchos ubicados en los ventanales; si una cortina no es resistente, entonces nos durará poco.

 

Pasos para elegir para elegir la cortina ideal

Elegir la mejor cortina es una tarea ardua ya que no solo debemos pensar en la tela y el tamaño, sino también en la tarea a la cual será destinada, es allí donde encontraremos infinidad de modelos, diseños, materiales y funciones, debemos comprender por qué elegimos esa cortina y no otra. El primer paso para que esta tarea sea exitosa, será definir para qué queremos la cortina y aquí es donde se empiezan a considerar las variables: para filtrar la luz, resguardar la privacidad, combinarla con la decoración para realzar el estilo del lugar, ampliar o reducir espacios, etc. Una vez que tenemos este detalle importante definido, pasamos a elegir el tipo de cortina, contamos con los modelos clásicos con barrales, éstos son los más elegidos debido a que son fáciles de instalar y de adaptan a cualquier tipo de ventana. Un barral de madera lustrada puede combinar de manera excelente con una decoración rústica, pero no sería aconsejado para una decoración moderna, por ejemplo.

Otra ventaja que proporcionan los barrales es la diversidad de accesorios para los mismos: soportes, argollas que pueden incluir estilos indicados para ocultar el barral o disimular un taparrollos. También tenemos cortinas con tensores, este sistema es bastante nuevo en el mundo de la blanqueria, se trata de un cable de acero que sostiene a la cortina mediante ganchos, es muy fácil de adaptar a cualquier ventanal pero solo es aconsejado en cortinas livianas y para ambientes modernos. Las cortinas romanas son ya un clásico, las mismas consisten en un panel de tela el cual se pliega de manera vertical dando la sensación de un acordeón; posee varillas que nos ayudan a mantener la tela tensa. La tela es el tercer y último paso para poder encontrar esa cortina perfecta para nosotros; la tela es importante porque, además de brindar privacidad, debe dejar pasar la luz para que nuestro ambiente se vea iluminado.

Para ambientes que carecen de muchas horas de sol, se aconseja una tela ligera y traslúcida, en cambio si estamos hablando de un cuarto con muchas horas de sol, la tela deberá ser mucho más gruesa, esto nos ayudará evitar el calor en verano y el desgaste de los muebles. Los tejidos rígidos no se recomiendan en una cortina, es por eso que materiales como la pana o el terciopelo son los más recomendables. Las mejores telas son siempre las de algodón y la gasa; una combinación de telas muy beneficiosa es la que lleva una cortina liviana detrás y otra más gruesa delante, nos permite regular la entrada de luz. El color como el diseño, ya es un detalle muy personal a determinar, ambos aspectos responderán a necesidades concretas: las cortinas claras crean más espacio, las oscuras reducen los ambientes. Tenemos cortinas modernas, como rústicas, vintage, etc; todas ellas son ideales para ambientes a los que puedan adaptarse en diseño, color y necesidad.

Frunces, pliegues y dibujos

Para poder optar por un modelo u otro es necesario determinar en nuestra cabeza qué es lo que realmente queremos para nuestro espacio; la cinta es la que determina el frunce que nuestra cortina tendrá, es por ello que debemos saber de antemano el estilo que deseamos. Algunos frunces de cortinas necesitan de más telas que otros, es por ello que la cantidad de tela debe alcanzar para los mismos; a su vez, los dibujos que lleva dicho frunce deben repetirse regularmente en todo el ancho de la cortina, este no es un detalle menor.

Podemos elegir miles de cortinas, entre las más destacadas encontramos aquellas con frunces estándar, las de pliegue lápiz, con dibujos tradicionales o de triple pliegue, con dibujos de cañón, etc. Todas ellas son bienvenidas, su elección dependerá de nuestro gusto y necesidades, ya que además de filtrar la luz del día y crear un ambiente íntimo, una simple cortina debe reforzar la ambientación y el estilo de nuestro hogar o espacio.

email de contacto para informes