inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cortinas para evitar los ruidos del exterior y descansar mejor
Recomendar Compartir
 

Cortinas anti-ruido

Las cortinas son esenciales para todo hogar, no solo porque mantienen la privacidad de los ambientes, sino también porque son las que dejan pasar el flujo necesario de luz, para que la estancia se vea iluminada pero no en demasía. Pero estos elementos no cumplen solo una función decorativa, sino también práctica y una de ellas es aislar el ruido.

Muchos se preguntan si realmente existen las cortinas anti-ruido, y la respuesta es sí, las hay y no son como las convencionales, obviamente. Una cortina anti-ruido suele ser confeccionada con materiales especiales que aíslan los sonidos molestes, permitiéndonos disfrutar de un ambiente tranquilo, en donde podremos mirar televisión, leer, y estudiar sin inconvenientes.

 

Las cortinas del silencio

Uno de los grandes inventos de los últimos años fueron “las cortinas del silencio”, las mismas combaten el ruido en los diferentes espacios donde se las ubique. Este invento que hoy puede encontrarse en blanquerias especializadas, surgió como una alternativa para clínicas y hospitales, sitios en donde se necesita del más absoluto silencio para que los pacientes puedan recuperarse de sus traumas. Existen dos tipos de sonidos que molestan a los internados: el ruido que proviene del exterior y los que se generan en el interior (aquellos que realizan los compañeros de cuarto). La idea entonces era idear cortinas anti-ruido, un artículo que no solo rodee la cama del paciente para que éste obtenga intimidad, sino para que pueda disfrutar de un aislamiento acústico total.

Para poder llevar a cabo este invento, se colocaron hojas de material anti-ruido entre dos piezas de la tela, luego lo que se hizo fue sujetar todo esto mediante un empaque. Entre los materiales acústicos encontramos al carbón y al metal, la cantidad y la forma en que se procesarán para hacer la cortina, dependerá de la cantidad de ruido que deseemos filtrar. Hoy en día esta tecnología se emplea para confeccionar cortinas anti-ruido para el hogar; dentro de las cualidades también podemos destacar que las mismas son muy resistentes lo que le brinda una larga vida útil, y también poseen propiedades combativas ante el fuego. Se estima que estas cortinas otorgan una reducción de 12 dB, lo que hace que el sonido disminuya considerablemente y se torne, dependiendo del ambiente, en ocasiones, casi imperceptible.

Es necesario decir que debido al tipo de material que llevan, las cortinas anti-ruido son mucho más pesadas que las que estamos acostumbrados a ver, pero como ventaja decimos que son fáciles de transportar ya que se pliegan en forma de acordeón. Su mantenimiento es sencillo ya que pueden lavarse en una lavadora convencional. Hoy en día no solo las vemos en los hospitales, sino también en hoteles, fábricas, escuelas, estudios de grabación e incluso en vehículos. Un beneficio muy significativo de las nuevas cortinas anti-ruido es que la capacidad de reducción del sonido puede determinarse antes de su confección, es decir, los materiales de los paneles pueden cambiarse de acuerdo a la necesidad acústica del cliente. Lo mismo para los tamaños o aspectos del producto, esta cortinas pueden adaptarse a pequeños espacios como a grandes ventanales, y como son fáciles de lavar puede utilizarse en sitios donde se acumule mucha suciedad, es por esto que las fábricas suelen elegirlas por sobre otros modelos.

Telas de mayor grosor

Las cortinas anti-ruido no son solo las confeccionadas con materiales “inteligentes” podemos hacer nuestra propia cortina acústica con menos dinero. Las telas de mayor grosor son las que mejor funcionan a la hora de aislar los sonidos que puedan resultar molestos, entre estas telas encontramos el Jacquard y el chenille. Una opción muy buena es tener cortinas forradas con moleton, esta alternativa es básicamente un paño que se sitúa entre la tela que se encuentra a la vista de todos y el forro que está en la parte de atrás de la cortina. El satine tiene un gran grosor y es una de las más elegidas a la hora de aislar los ruidos. Una última alternativa, un poco más costosa pero mucho más estética es el blackout.

En el caso de que estos modelos no nos convenzan demasiado podemos optar por cortinas dobles, un ejemplo claro es el voile la cual cuenta con una tela liviana detrás y una un poco más pesada por delante. Aquí con tamos con 2 beneficios: el primero, es como ya sabemos, la remoción de los sonidos molestos, pero el segundo es el resguardo del frío. Estas cortinas retienen el calor generado en el interior y no dejan que el frío exterior ingrese a la dependencia. En verano, podemos quitar la tela gruesa y dejar la fina para una mejor ventilación. Estas son algunas de las alternativas prácticas y económicas para poder tener cortinas anti-ruido en casa; todas son eficientes, pero cada modelo debe estar a la altura de la decoración vigente en el ambiente, es por eso que antes de optar por alguna de ellas, debemos analizar nuestros gustos y necesidades.

email de contacto para informes