inicio logo tiendastextiles.com
 

 

edredones
Recomendar Compartir
 

Edredones

Dormir no es una acción cualquiera, sino que mediante el sueño y el adecuado descanso nos restituimos al día siguiente, recuperamos fuerzas, aliviamos cargas mentales y físicas, y es así como nos preparamos para enfrentar el día a día.

Es por todo esto, que el descanso es vital, si dormimos mal, lo más probable es que nos desgastemos más rápidamente al día siguiente, por ello contar con una buena almohada, un buen colchón y un buen edredón es fundamental.

 

Clases y relleno de los edredones

Los edredones son muy variados, y cumplen dos funciones específicas: la de abrigar durante nuestro sueño nocturno, y la de mantener la imagen estética de nuestro cuarto cuando no estamos utilizando la cama. Es por ello que a la hora de optar por alguno de los modelos, debemos tener en cuenta estos aspectos, el edredón debe ser funcional. Dentro de los modelos más populares de edredones, encontramos los nórdicos, el cual se ha convertido en el “boom” de los últimos años, y es que fue con este edredón donde surgió su doble funcionalidad: abrigo y cobertor. Los edredones también deben brindar varias ventajas, sin importar sus modelos: deben ser ligeros, es decir, pesar poco y ser altamente resistentes. Cuando vamos a una tienda a comprar un edredón, debemos seguir algunos consejos que harán que nuestra compra haya valido la pena; lo primero es fijarse en el poder aislante del relleno, éste debe formar cámaras de aire para impedir que pase el frío.

A su vez debemos tener en cuenta la temperatura de la habitación, si ésta es muy fría, entonces debemos comprar edredones con mucho relleno, de lo contrario pasaremos frío al dormir. Al referirnos al gramaje, este aspecto nos indicará cuanto calor proporcionará el cobertor (cuanto más gramaje posea, mayor será el calor emitido), si la persona es muy friolenta, entonces deberá optar por el edredón con mayor gramaje, de lo contrario, el modelo no podrá satisfacer sus necesidades. Tocar o palpar los edredones antes de comprarlos es una regla que no se debe romper, ya que así comprobaremos si el mismo es suave, si tiene buena movilidad y si carece de durezas. Los modelos que ofrece el mercado son dos: los gruesos destinados a los crudos inviernos y los ligeros o delgados, que son para estaciones medias. Un aspecto fundamental de los edredones es el relleno, ya que no todos poseen el mismo.

El más popular es el relleno de fibra o acrílico, estos componentes imitan al plumón, es un relleno económico pero el precio se paga con la baja calidad, ya que su capacidad de recuperación no es buena y el relleno termina achatándose muy rápidamente. La ventaja más significativa es que puede lavarse en una lavadora doméstica. El edredón nórdico, del cual hablábamos anteriormente, posee relleno de plumón auténtico lo que lo convierte en un gran aislante natural, la gran ventaja de este modelo es que es de gran volumen pero pesa muy poco. Su cámara de aire que se forma naturalmente permite aislar la temperatura exterior proporcionando un sueño cálido, la única desventaja es que no se recomienda a personas alérgicas. A su vez, tenesmos a la pluma como relleno de mejor calidad, por su durabilidad y el calor que proporciona en invierno; de esta gama se desprende el plumón, que posee una mayor capacidad térmica debido a que posee más cámaras de aire. Todos estos rellenos satisfacen diversas necesidades, un consejo que podemos dar al respecto, es no guiarse por colores de plumaje ya que esto no influye en la calidad del edredón.

Cuidando al edredón

Como todo objeto, los edredones necesitan de un gran cuidado para poder prolongar su vida útil, aquí le brindamos algunos tips. Primero, si tenemos un edredón de plumón, debemos saber que el relleno es de característica “hidrófilo”, esto quiere decir que retiene mucha humedad, esta humedad desaparecerá únicamente si ventilamos el edredón, de lo contrario generará mal olor. Las manchas deben quitarse cuanto antes, de lo contrario quedarán impregnadas, para lograr esto, se debe aislar el relleno y luego limpiar la zona afectada. Se recomienda lavar los edredones nórdicos o de pluma en lavaderos especiales, ya que si los ponemos en una lavadora tradicional, con el correr del tiempo, el producto perderá su estructura y se dañará el relleno.

Los edredones de acrílico o fibra sintética pueden lavarse de manera convencional. Se recomienda que siempre redistribuir el relleno de los edredones para evitar su deformación, no nos olvidemos que cuando dormimos, ejercemos presión sobre éste manteniéndolo en una sola posición, es así como el relleno tiende a acumularse, muchas veces en las puntas. Estos son solo algunos consejos que brindamos para prolongar la vida útil de su cobertor, para obtener un mejor y mayor cuidado, siempre es recomendable consultar con el fabricante quien conoce los aspectos específicos del artículo.

email de contacto para informes