inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cobertores escandinavos
Recomendar Compartir
 

Edredones nordicos

Los edredones son una parte importante de la ropa de cama, son los encargados de mantenernos cálidos en los más crudos inviernos, asegurando así un buen descanso para que, al otro día estemos con las fuerzas recobradas para enfrentar un nuevo día. Pero existen diversas clases de edredones, uno de ellos, y quizás el más popular, es el edredón nórdico.

Para los que poco saben de ropa de cama y de edredones, decimo que este modelo, proviene de los países nórdicos, como su nombre lo indica, y está confeccionado en pluma natural, lo que resulta muy bueno a la hora de combatir el frío.

 

Durmiendo entre plumas

El edredón nórdico proporciona un calor mucho mayor al de cualquier manta, pero siendo ligero y fácil de manipular; esto quiere decir que “mucho abriga y poco pesan”. Una de las ventajas más significativas de los edredones nórdicos es que no necesitamos utilizar sábanas, sólo con poner uno en nuestra cama, ya es suficiente para pasar una buena noche. La aparición de edredones nórdicos en los últimos años supuso un “boom” en el mundo de la blanqueria, su gran funcionalidad y las ventajas de abrigo en relación a su peso hicieron que cada vez sean más las personas que se deciden a comprarlos. Es cierto que no son nada baratos, pero su vida útil justifica su precio, duran muchos años ya que algunos vienen con la posibilidad de cambiar su funda para prolongar su duración.

Ahora planteamos las pregunta del millón ¿Cómo elegir un edredón nórdico?, decimos que a estos edredones se los elige por su relleno, aunque es cierto que la mayoría está hecho de plumas, los modelos varían y existen también otros rellenos para los nórdicos. Por ejemplo, hay edredones nórdicos con materia prima aislante; lo importante aquí es que la cantidad de relleno sea la indicada, también debemos asegurarnos de que éste forme cámaras de aire para que se mantenga el calor. La temperatura del ambiente del cuarto no es un dato menor a tener en cuenta, no será necesario comprar un edredón de este tipo si el ambiente es cálido. El gramaje es algo fundamental cuando hablamos de los edredones nórdicos, cuanto más gramaje más calor obtendremos. Como dijimos previamente, los rellenos varían, actualmente podemos encontrar edredones nórdicos con relleno de pluma, plumón, guata, seda o fibra textil natural; cada material posee un poder aislante diferente y por ende, cubre distintas necesidades de calor.

El relleno de plumas o plumón de ave es el más conocido, lo bueno de este material es que ofrece un calor natural, adaptándose a los requerimientos del cuerpo de cada individuo. Los filamentos de las plumas crean cámaras de aire entre los huecos, permitiéndonos transpirar, evitando el ingreso del frío al mismo tiempo. La gran ventaja del plumón de ave, es que el aire circula de manera rápida en el interior del edredón evaporando la humedad que nuestro cuerpo libera mientras dormimos, esta ventaja no la poseen todos los acolchados. No solo el edredón con mayor porcentaje de plumón es el que brinda más calor, sino también es el que más calidad posee; pero los rellenos, por más abundantes que sean tienen algunas diferencias. Por ejemplo el plumón europeo no es igual al plumón asiático, el primero es superior en tamaño y brinda más calor; a su vez suele tener mayor resistencia a los lavados.

Lo que debe saber

No todos saben que el exterior de los edredones nórdicos se cubre con una funda que puede estar fabricada en distintos materiales, aunque seguramente el algodón es el más popular para este caso, debido a que estamos hablando de un tejido natural y transpirable. Son estas fundas las que brindan el estilo a la habitación, convirtiendo la cama en el foco de atención; podemos encontrar fundas estampadas, lisas, con motivos infantiles, bordadas, etc. Una vez que se ensucian, solo se las debe lavar como si fueran una manta. Otra cosa que debemos remarcar es que los edredones nórdicos presentan muchas ventajas si se los compara con un edredón tradicional, son más suaves y flexibles y se adaptan al cuerpo para dar calor sin escatimar en comodidad.

El tipo nórdico posee 2 funciones: la de ser manta y acolchado al mismo tiempo, algo que no se logra con los edredones convencionales, es por esto que es mucho más sencillo tender la cama. La única desventaja que puede atribuirse a este producto es su complejidad para el lavado o mantenimiento, porque para evitar que pierda su forma se lo debe lavar en una máquina especial o a mano, esto dependerá de las instrucciones del fabricante. Pero si lo que deseamos es aislar pequeñas manchas, bastará con aislar la parte a higienizar, haciendo descender el relleno para evitar que se dañe, y proceder a limpiar zona afectada.

email de contacto para informes