inicio logo tiendastextiles.com
 

 

fundas
Recomendar Compartir
 

Fundas

Existen diferentes tipos de fundas para nuestro hogar, contamos con fundas para sofás, para camas, para colchones, fundas para almohadas y demás. Todas ellas poseen gran utilidad, ya que no solo nos sirven para mantener alejado el polvo y la suciedad de estos objetos, sino que a su vez, nos ayudan a mantenerlos en perfectas condiciones evitando su desgaste.

Las fundas también pueden estar hechas de diversos materiales y colores, nosotros, seguramente, elegiremos la que más se adecúe a nuestras preferencias y necesidades.

 

Las fibras en las fundas y sus tejidos

Una funda de calidad debe contar con ciertos atributos, como por ejemplo resistencia, durabilidad y calidad, es un error muy habitual elegir una tela por su color o diseño, la compramos solo porque es “linda” y luego pagamos las consecuencias. La fibra es la parte fundamental de cualquier funda, ya sea de cama, colchón, sofá o almohada; pero ¿Cómo sabemos que clase de fibra estamos comprando? El nombre del tejido de la misma es la que nos va a brindar esta información y mucho más. Los fabricantes de las fundas no suelen confeccionar a ésta solo con una fibra, sino emplean una combinación de ellas para poder lograr la calidad deseada y así obtener las mejores fundas del mercado. Otra pregunta que muchos suelen hacer es ¿Qué tipos de fundas existen?, tenemos sintéticas y naturales.

Las últimas ya las conocemos, son el algodón, el lino, la seda y la lana y como son naturales son mucho más costosas. Dentro de las sintéticas encontramos al acrílico, el poliéster y el nylon. Es muy común que las fibras se combinen para lograr un resultado óptimo, como ya habíamos adelantado, por ejemplo el algodón se suele combinar con al lino para así dar paso a fundas de tapicería. Mientras que la seda se emplea mayormente en las cortinas. Antes de comprar cualquier tipo de funda es necesario consultar con el vendedor cuáles son las combinaciones de las mismas, ya que la que deberemos elegir será siempre la que mayor resistencia posea. Como hemos anticipado, las fundas cumplen con varias funciones, y entre ellas está su finalidad estética, ya que cubrir un mueble con una funda no agradable a la vista puede demoler los esfuerzos decorativos aplicados a la ambientación del lugar.

Las fundas para camas, por ejemplo son hechas en diferentes tejidos, el más popular es el brocado, un tejido a base de fibras sintéticas de gran calidad y resistencia al roce. El lavado de las fundas condiciona en gran parte su vida útil, es por ello que en caso de comprar una funda de algodón, sea de hilado fino, ya que éstas son mucho más resistentes al lavado continuo. Las fundas a base de chintz suelen ofrecer estampados florales o con algún dibujo; mientras que las fundas de chenille brindan una imagen aterciopelada, no nos olvidemos que este tejido está formado por hilos pequeños y la combinación de su material suele ser lana con lino. Por último nos queda la cretona, la misma se realiza a base de telas inglesas muy resistentes, brinda un aire de refinamiento al hogar.

Fundas para alérgicos

Una problemática habitual en estos tiempos son las alergias, es por ello que encontramos desde fundas, almohadas, sabanas y colchones anti ácaros o antialérgicos. En nuestro caso particular, el de las fundas, las que son de tipo anti alérgicas están hechas de materiales sintéticos, más precisamente fibras modernas denominadas higroscópicas. La función de las mismas es absorber el líquido de la transpiración de manera eficaz, lo que hace que aumente la comodidad a la hora de dormir, como los niveles de higiene. Las fundas anti alérgicas están compuestas por 3 capas: la superior, el relleno y la capa inferior. La primera debe ser fabricada de un material flexible, el relleno es una capa espesa de fibras absorbentes y la capa inferior es de otro tejido también de tipo flexible.

Se aconseja que las fundas nunca sean demasiado espesas, pero tampoco muy finas, de lo contrario la absorción no será eficiente y el sudor no se evaporará como corresponde. Las fundas anti ácaros poseen poros muy pequeños que evitan el traspaso de los ácaros y el polvo, ya que se forma una barrera entre los ácaros y la persona. Lo bueno de este elemento es que se aplica a todos los objetos, desde colchones hasta sillones, ofreciendo el mejor confort y calidad. Las fundas de mayor calidad no se encuentran tratadas químicamente, lo que las hace mucho más naturales; lo que siempre se recomienda es que, si sufrimos de muchas alergias, se compren fundas especiales para todas las áreas de la vivienda, y no solo para las almohadas y el colchón. Con respecto al factor estético, no debemos de preocuparnos, ya que las fundas de este tipo, también vienen con diferentes estampados y en distintos colores.

email de contacto para informes