inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cubiertas para bici
Recomendar Compartir
 

Fundas para bicicleta

Una bicicleta se puede guardar en cualquier parte que tengamos puesto que a diferencia de las motos, estas no pesan mucho, y son más delgadas, así que el guardado es más sencillo.

No obstante, hay quienes cuidan mucho de sus bicicletas porque las pueden usar para competencia, para carreras, como pasatiempo, y como medio de transporte, así es que surgen las fundas para bicicleta, que hay de varios tipos, para las de niños, de adultos, estilo inglesas, de competición, y las plegables, de hombre de mujer, y de diferentes formas.

 

Distintos modelos

Así como hemos hablado en otra oportunidad en el mismo capítulo de las fundas para motocicletas, en esta oportunidad hablaremos acerca de la elección y compra de las fundas para bicicletas, que aunque mucha gente no creía hay, y de varios tipos para cada ocasión y circunstancia. Tal vez las más comunes sean las fundas para bicicleta plegables, que en una especie de bolsa delgada se coloca la bicicleta sin problemas y seguro que no ocupa mucho espacio, y hasta se la puede guardar en un armario o en el ropero, y son muy fáciles de transportar en el baúl del auto, o de una camioneta. Dentro de los accesorios de una bicicleta, se encuentran las bocinas, las cantimploras para llevar el agua, los espejuelos retrovisores, los pies de apoyo, canastos para llevar elementos, y las fundas, para preservarla de la intemperie.

Es cierto, una bicicleta entra en un balcón chico, se la puede subir en un ascensor, la podemos colocar debajo de una escalera, detrás de la puerta de entrada de un garaje, o colgadas en ganchos para ellas desde las paredes o desde los cielos rasos de algún galpón o estacionamiento de auto. Pero hay circunstancias que no tenemos nada de eso, y se hace necesario comprar fundas para bicicletas, porque la nuestra queda fuera de la casa, ya sea en el jardín o en el patio, y la queremos preservar de las lluvias, del barro, o del polvo y la tierra, es decir de la intemperie en general, para evitar que estas se oxiden. Así que comenzamos a ver lo que el mercado tiene para nosotros en materia de fundas o cobertores.

Si buscamos en las casas de venta de bicicletas seguramente que encontraremos de todo, para las versiones que hemos mencionado anteriormente y para las plegables, pero cada una tiene la forma de esa bicicleta en particular. Si nuestra bicicleta tiene una forma especial, y no hemos encontrado una funda que le calce en forma perfecta, podemos hacerla confeccionar por un tapicero que en pocos días la tendrá lista, para ellos es muy sencillo, ya que se trata de poca tela de avión, o de plástico, cremalleras o elásticos. Según lo que queramos debemos dibujar una funda y llevaremos las medidas correspondientes a la nuestra bicicleta, alto, ancho, y largo, para que esas medidas tengan relación con la funda.

Para todas sus partes

Muchas personas solo desean fundas para los manubrios, y el asiento, pero otros prefieren las fundas para cada rueda, o prefieren guardarla completamente en una bolsa con cierres, lo cierto es que se puede hacer la que deseemos. Cualquier color puede ser una funda para nuestra bicicleta, ya que eso depende del gusto de cada uno. Los cierres o cremalleras, deben ser las de plástico y de medidas especiales de las más grandes, son más sencillas de abrir y cerrar, y al ser de plástico, no se oxidan y el paso del tiempo no las deteriora. El óxido es uno de los enemigos número uno de nuestras bicicletas, es por eso que las tenemos que guardar en bolsas, cobertores o fundas. Cuando nos vamos de vacaciones es muy agradable llevar nuestra bicicleta para recorrer todo lo que deseemos, o podemos continuar con los ejercicios al aire libre, por eso en este caso se hace necesario tener las fundas para bicicletas, para poder transportarlas mucho mejor, porque las que son plegables, tienen una manija para llevarlas, y resulta muy práctico y muy cómodo.

Hay en el mercado, de la actualidad, graciosas fundas para cada manubrio, para los asientos y para cada rueda, con personajes infantiles, o de animales, o con formas especiales, para elegir la que más nos guste y no cuestan más de ocho o nueve dólares para las parte pequeñas, están hechas con telas que se adaptan a todos los climas y resultan muy duraderas. Otra de las cosas que se deben de tener en cuenta es que aunque estén guardadas en sus fundas correspondientes, se deberá evitar que la bicicleta quede expuesta a los rayos del sol, ya que resecará las telas y estas se romperán en cualquier momento, sobre todo las lonas que no están aptas para fundas de uso externo. Todos estos consejos nos sirven cuando lo que estamos necesitando es una funda para uno de los elementos que más queremos en la casa.

email de contacto para informes