inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cubiertas para colchones
Recomendar Compartir
 

Fundas para cojines

Parte importante de la decoración de dormitorios, salas, salones, y espacios de descanso, suelen ser los cojines, que cumplen muchas funciones, como por ejemplo, la de decoración y de comodidad, además son los que aportan alegría y levantan un determinado espacio.

Estos se presentan de “mil maneras”, cuadrados, rectangulares, redondos, con formas de corazón, etcétera, para cabeceras de cama, para la cama, para los sillones, las sillas, para el piso, y en cuanto lugar se nos ocurra colocarlos.

 

¿Cómo elegir el color?

Es en esta oportunidad, no solo hablaremos de ellos, sino que nos detendremos en las fundas para cojines, que son los elementos que permiten que podamos cambiar su aspecto con solo agregárselos. En efecto, las fundas para cojines, son muy importantes a la hora de cambiar el aspecto descolorido de un almohadón, que tal vez, sin darnos cuenta forman parte de una decoración determinada, sin olvidar claro está, de su función práctica de uso en el relax, porque no es muy difícil de pensar que cuando nos tiramos en la cama o en el sillón a leer un libro, pongamos en nuestras cabezas un cojín para estar más cómodos. Lo cierto es que las fundas para cojines, tienen una función muy importante, ya que ellas son las que le dan el estilo, el color, a la habitación, a partir de sus diseños, que por cierto son infinitos.

Cuando elegimos la tela para cambiar el aspecto de nuestros cojines, lo haremos pensando en el resto de los elementos que forman parte de la decoración del lugar, por ejemplo para un dormitorio, en el cual los colores beiges, tostados, y marrones, son los que predominan en sus paredes, en sus edredones o acolchados y mantas, los almohadones o cojines, pueden tener una rica paleta de colores que va desde los tostados café intensos, hasta los más claritos como los marfiles o los colores tiza. Depende de donde pertenezcan los cojines necesitan de las fundas para ambientar, y por eso es que los vemos en prácticamente, todos lados, hasta en los eventos al aire libre que en las bodas son de color blanco, negro o del color predominante en ellas.

Para elegir un cojín siempre nos referiremos al diseño, color y estilo de sus fundas, como así también a la forma de los almohadones. Hoy se venden en muchos lugares, por ejemplo en los locales de ventas de sillones, ropa de cama, en donde se venden colchones, y hasta en los grandes hipermercados, y en los supermercados de la decoración. También podemos mencionar que si contamos con almohadones que ya están deslucidos, o pasados de moda, podemos forrarlo con nuevas telas obteniendo nuevas fundas para cojines, que pueden ser estas compradas y ya confeccionadas con sus respectivos cierres, o las podemos hacer nosotras mismas, ya que se trata de una tarea bastante sencilla. Todo depende del lugar al que los colocaremos, y muchas veces, sobre todo ahora que se usan mucho, se colocan más de tres.

¿Qué tela utilizar?

En cuanto al tipo de telas para los forros, se pueden usar todas, siendo las que más se usan las de terciopelo, pana, gamuza, cuero, cuerina, vinilo, y las telas frescas del verano con diseños florales, los lienzos, linos, y algodones, invitan a ambientes llenos de luz, de las temporadas de calor. Es decir que los cojines son muy importantes, sea donde sea que los queramos poner, porque decoran y dan alegría. Cada ambiente y estilo de decoración tienen el propio cojín, y casi ninguno se queda sin ellos, porque son adaptables al cien por cien. Si pensamos en un ambiente rústico, hoy ya no se conciben sin sus almohadones, ya que las fundas pueden ser de telar, de telas que se asemejan a la arpillera, los broderies, y para los más románticos, las telas transparentes con combinaciones de cintas de seda y organza. También es muy común hoy ver fundas para cojines que admiten combinaciones de pompones, o flecos, para dar ese toque personal que estamos buscando.

También los encontramos bordados a mano, con rostros de personajes del teatro, y para los más chiquitos con sus personajes más queridos. Para comprar este tipo de fundas, tenemos que conocer bien las medidas de los cojines a los que los colocaremos, de lo contrario, no nos servirán, así que antes de salir a comprarlos, deberemos siempre, medir los almohadones a los que les compraremos sus respectivas fundas. Una vez que tomamos esas medidas, procederemos a reconocer el estilo y el diseño que más nos conviene. Lo que tiene de ventajoso contar con almohadones que tienen sus respectivas fundas removibles, es que se los podrá lavar cuando así lo necesitemos, y eso debe ser seguido, dependiendo de donde se encuentra dicho almohadón, porque estos al igual que las almohadas de nuestra casa se llenan de ácaros, y de tierra, polvo y pelusas.

email de contacto para informes