inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cubiertas para sofas cama
Recomendar Compartir
 

Fundas para futones

Para poder hablar a cerca de las fundas para futones, será necesario saber de qué se trata un futón, de qué origen es, y los beneficios de tener en la sala o salón, quincho, o comedor uno de ellos.

Los futones, son camas japonesas, que consisten en un colchón tradicional, con una estructura de madera, que adquieren tres posiciones, las que son plegables, es por ello que resultan tan cómodos y acertada la elección de uno de ellos en una sala, ya que durante el día pueden cumplir la función de un sillón de uno o de dos cuerpos, y durante las noches, se convierte en una cómoda cama.

 

Para decorar cualquier ambiente

En la actualidad los futones son usados en todo el mundo, por la practicidad que estos tienen, lo que los hace ideales para viviendas pequeñas, o salones en los que se necesitan este tipo de muebles. Es realmente un estilo de cama japonesa de la que se trata de un colchón que va a poyado en el sillón, el que contiene una funda que será elegida según nuestras necesidades, gustos, y preferencias. Las fundas para futones, son en reglas generales de tela de algodón, pero en la actualidad se pueden encontrar de eco-cuero, o de fibras sintéticas, lienzos rústicos, etcétera, los que elegiremos por el color, por el estilo que necesitemos, y por la tela.

Decimos que la compra de un futón es una compra acertada, porque se los coloca en lugar de sillones, en una sala, o salón, en un living, en una galería, quincho, jardín de invierno, y en habitaciones, como segunda cama. Y lo que en un principio corresponde a una tradicional cama japonesa, se ha convertido en los últimos tiempos, en el sillón cama de los occidentales que lo hemos adoptado. Para la compra de un futón se deben de tener en cuenta la madera con la que está confeccionado, siendo para ello las mejores las de teca, pero resulta que es una madera bastante difícil de conseguir, y por lo tanto cuesta muy cara. Hay en el mercado futones de algarrobo, que también son “eternos”, pero resulta que son un poco pesados, los de pino, a los que podemos pintar, patinar, o laquear, son ideales, pero la durabilidad es inferior que los de algarrobo o los de teca.

Lo cierto es que para elegir el futón que formará parte de un ambiente, es necesario saber que hay infinidad de tipos y estilos de madera, para elegir. Por eso será necesario recorrer las ferias en las que los venden, en los locales de ventas de muebles y decoración, en tiendas de sillones para el quincho y los ambientes rústicos, y también en algunos mercados de la decoración. Ahora bien, elegida la madera de nuestro futón, deberemos elegir fundas para futones, que por cierto, esta debe ser de sencillo mantenimiento, y los de cuerina, son las que mejor se adaptan a todos los estilos y tipos de decoración y ambientación, por eso son tan elegidos en la actualidad, se pueden presentar del color que nos imaginemos, pero en general es tendencia el blanco o el negro, para ser combinados con los almohadones al tono o de colores contrastantes.

Eligiendo el futon

Hay dos tipos de futones en el mercado, los que tienen los apoyabrazos, y los que no los tienen, y para saber cuál es el mejor, o el que mejor se adapta a nuestro estilo de vida, tenemos que verlos, ¿dónde?, muy sencillo, en los sitios de Internet que mediante las fotos nos lo muestran, o en los locales de ventas. Para la decisión y la compra, preguntemos todo lo necesario para saber qué es lo que estamos comprando, como por ejemplo; la clase de madera, la tela de sus fundas, con que se la confeccionó, si es de fácil mantenimiento, si el futón en cuestión, tiene una, dos o tres posiciones, y sobre todas las cosas, verificar bien la manera en la que se lo ha atornillado, y que tipo de elementos les han colocado.

Las fundas para futones, en la actualidad sí, que son de las mejores, ya que se confeccionan con materiales antialérgicos, y anti-ácaros, y de fibras frescas para el verano, y cálidas para los días de frío, son las llamadas telas o fibras inteligentes, especialmente diseñadas para casos como este o para los cotines de los colchones de muy buena marca. Estas fundas cuestan un poco más pero realmente valen la pena. El criterio que seguiremos para la opción de una funda para futones, debe ser la misma que hacemos para los acolchados o las fundas nórdicas, el color, la textura y el tipo de tela. Tenemos que saber que si hemos de elegir los de tela, sea esta cualquiera de ellas para los futones, la funda debería tener cremallera, para quitarla cuando deseemos lavarlo, de lo contrario, permanecerá sucio, o tendremos que cambiarla y esa no es la idea. Es interesante tomar debida nota de todo esto para comprar el futón que nos puede durar para siempre.

email de contacto para informes