inicio logo tiendastextiles.com
 

 

indumentaria ignifuga
Recomendar Compartir
 

Indumentaria ignifuga

La indumentaria es la parte esencial de nuestro cuerpo, a la hora cubrirlo, es que no solo la elegimos por nuestros gustos, sino que también de acuerdo a nuestras necesidades. Existen prendas para distintos tipos de personas y sus actividades: tenemos ropa formal, informal, deportiva, casual, de etiqueta y, por supuesto, laboral y es aquí en donde debemos hacer un alto.

No todos contamos con un trabajo de oficina, existen individuos que se mueven en el ámbito de la mecánica, la industria y los laboratorios, entre otras áreas, es justamente en ellas donde se requiere un tipo de ropa adecuada.

 

Características de esta ropa

La indumentaria ignifuga es quizás la que más se use en el ámbito de la mecánica, la industria y los laboratorios debido a sus propiedades protectoras para nuestro cuerpo, ya que no solo nos protege ante las quemaduras o las altas temperatura, existen telas confeccionadas especialmente para contrarrestar derrames químicos, por ejemplo. Como mencionamos con anterioridad, la indumentaria ignifuga es lo que protege al trabajador para que pueda realizar sus actividades de forma cómoda, sin correr riesgos. Pero existen muchas particularidades que debemos saber sobre este tipo de prendas, ya que no poseen pocas cualidades sino muchas más de las que imaginamos. La indumentaria ignifuga no solo nos protege ante las altas temperaturas, sino también ante las bajas: nos brinda aislamiento evitando el cambio de temperatura repentino en nuestro cuerpo. Es un tipo de ropa permeable que evita la concentración de humedad en el interior la cual se genera por el sudor corporal; es resistente al agua para asegurar un mayor confort y resiste también los fuertes vientos.

La ropa ignifuga es muy utilizada también por soldadores, pero aquí existen dos variantes: una para resistir el calor de la soldadura propiamente dicha y otra indumentaria para resistir la salpicadura de los materiales fundidos, esto es muy importante, ya que ambas prendas no cuentan con las mismas aplicaciones. La indumentaria ignifuga para la salpicadura de metales de uso obligatorio en las industrias donde se practica la fundición de aluminio, acero y cobre, entre otros materiales. Si no utilizamos la ropa adecuada para proteger nuestro cuerpo podemos sufrir severos daños en la piel. Más allá de la protección que la ropa laboral debe brindar, es fundamental que sea confeccionada de manera adecuada, ¿Qué queremos decir con esto?, que las prendas deben ser cómodas ara quien las utiliza y ayudar a que desarrolle su trabajo correctamente. Se estima que, cuando la ropa de protección no se fabrica como se debe, su uso hace que el trabajador disminuya su productividad debido a que realiza sus labores incómodamente; esto también puede conllevar a accidentes, ya que al realizar el trabajo de forma inadecuada, aumentan las tasas de error en las tareas.

La indumentaria ignifuga nos protege cuando realizamos trabajos en donde estamos expuestos a altas temperaturas como al fuego directo, utilizando esta prenda estamos a salvo de: llamas, transmisión excesiva de calor y ante las proyecciones de materiales calientes. Cada traje posee un nivel, es éste el que va a determinar el tipo de protección que nos brindará, los niveles se encuentran estimados del 0 al 5, y cuanto mayor es este nivel, más protegidos estaremos. La indumentaria ignifuga de este tipo se divide en niveles para que podamos acceder al traje más conveniente. Si no manipulamos elementos muy calientes, con un traje de nivel 0 o 1, estaremos bien, en cambio, si nos encontramos realizando tareas donde estamos expuestos a la salpicadura del aluminio o acero, por ejemplo, entonces un traje nivel 5 será la elección correcta.

Protección ante químicos

La indumentaria ignifuga es también excelente para evitar riesgos químicos antes posibles derrames; pero aquí estamos hablando de un tipo de ropa especial, ya que la confección de la misma se lleva a cabo con materiales específicos para poder protegernos de químicos determinados. Es decir, si manipulamos ácido, el traje estará fabricado con material especialmente elaborado para contrarrestar el riesgo que el ácido ocasionaría si se produjera un derrame. Los niveles que estos trajes presentan van del 1 al 6 y aquí repasaremos, uno por uno, los niveles de protección.

Nivel 6: protección limitada a la salpicadura y restos de partículas. Nivel 5: hermetismo frente a la proyección de partículas. Nivel 4: hermetismo frente a aerosoles y líquidos pulverizados. Nivel 3: hermetismo ante líquidos. Nivel 2: hermetismo frente a gases. Nivel 1: hermetismo frente a gases leves. De acuerdo a esta escala de protección frente a diversos riesgos, escogeremos la indumentaria ignifuga a adecuada para nuestro trabajo o tarea; es necesario también optar por una prenda bien confeccionada, es decir, de calidad. Para esto, debemos observar muy bien las etiquetas del fabricante y repasar el grado de protección del traje para así no encontrarnos con sorpresas desagradables al momento de su uso.

email de contacto para informes