inicio logo tiendastextiles.com
 

 

venta de ropa con descuento
Recomendar Compartir
 

Outlet de indumentaria

Comprar indumentaria suele ser una tarea complicada para cualquier persona y esto se debe a que no muchas veces es fácil elegir, ya que debemos tener, al menos un mínimo conocimiento sobre telas, cortes, hilados, texturas y costos. Son muchas las maneras que tenemos para comprar ropa: desde tiendas especializadas hasta ferias; lo único que debemos tener en mente es realizar la elección correcta.

Otra de las formas más famosas de conseguir las prendas deseadas se relaciona con los outlet de indumentaria, algo que ha surgido en los 2000, al menos en América Latina y que ha llegado para quedarse. ¿Pero qué es un outlet? ¿Son realmente recomendables?

 

¿Cómo comprar en un outlet?

Un outlet de indumentaria como cualquier otro, se basa principalmente en ofrecer diversos productos a bajos precios o al menos, un costo razonable, que le signifique al consumidor una ventaja sobre cualquier otra tienda convencional. Si un par de zapatos comunes, en una zapatería tienen un precio de usd$200, en un outlet de indumentaria o zapatos, deberían costar la mitad, al menos; es así como el consumidor asegura y cuida su dinero. Pero no siempre los outlet ofrecen productos de calidad, y es aquí donde tenemos que prestar atención y alertar nuestros sentidos. Algunos outlet de indumentaria están hechos solo para comercializar ropa de segunda mano, es allí donde marcas de renombre y no tanto, ponen en venta sus prendas discontinuadas o que han quedado atrás debido al cambio de estación. En realidad este es el propósito de cualquier tipo de outlet, deshacerse de la ropa que ya no podrá ser vendida pero que se encuentra nueva; de esta forma tanto el cliente como la empresa se benefician.

El primero pagará un precio muy inferior, y el segundo recuperará al menos el costo de confección. Comprar nuestras prendas en un outlet de indumentaria no es una tarea muy diferente a la de adquirir nuestra ropa en una tienda tradicional, pero sí debemos estar atentos a algunas consideraciones. Ante todo debemos revisar cuidadosamente las telas, si realmente son convenientes, es decir, si cumplen lo que prometen; si una tela dice 100% algodón entonces debemos notar su suavidad y elasticidad, de lo contrario dudemos en gastar nuestro dinero allí. Lo mismo para las costuras; fijémonos que éstas sean resistentes y en lo posible reforzadas para asegurar no solo una mayor y mejor calidad, sino también una vida útil prolongada. Las costuras también deben ser prolijas y no estar deshilachadas, de lo contrario, empezarán a deshacerse casi de inmediato echando a perder la prenda. Si estamos comprando zapatos o algún tipo de calzado, entonces debemos no solo mirar bien de qué están hechos, sino prestar mayor atención a la suela; asegurarnos de que no se encuentren gastadas o que no contengan ningún defecto, esta es la parte más importante del calzado, si el control falla aquí, la compra habrá sido en vano.

Debemos verificar el material si es cuero, cuerina, tela, lona, o algún otro. Con respecto a los abrigos, los métodos de control o verificación no difieren mucho de los anteriores, debemos observar cuidadosamente las costuras, el hilado, los materiales de confección, pero el dato principal residirá en el relleno (si es que lo tiene). Algunas camperas de invierno cuentan con relleno de espuma para aislar el frío y mantenernos cálidos durante las heladas; debemos cerciorarnos de que este relleno sea compacto y abundante, de lo contrario no servirá como abrigo. Su distribución debe ser uniforme, dicho relleno no debe ubicarse sólo en una zona del tapado. Si adquirimos algún abrigo de gabardina, o tela de avión, no hay mucho por agregar, solo verificar que se encuentre en buen estado. Como vemos, comprar en un outlet de indumentaria tiene sus trucos, pero si los sabemos a la perfección, nos ahorraremos mucho dinero.

Outlet de segunda selección

Existe otro tipo de outlet de indumentaria, el cual se lo denomina de segunda selección, aquí ya no nos estamos refiriendo a ropa usada, pero tampoco del todo buena. La ropa de segunda selección es aquella que posee alguna pequeña falla o anomalía; puede haber una costura mal hecha, algún agujero, o una mala terminación en los bordes o dobladillos. Todo esto hace que el precio de la indumentaria baje considerablemente de precio, hasta más del 50%, en ocasiones.

Aunque es cierto que, a veces, este tipo de negocios resulta ser “redondo”, en especial para quienes venden, debemos ser cuidadosos en la elección del producto. Cuando el outlet se basa solo en indumentaria, puede que sea más sencillo testear la prenda, pero cuando este tipo de negocio, se relaciona con algo un poco más complejo, como puede llegar a ser la electrónica, entonces no es recomendable. Esto se debe a que las “fallas técnicas” no pueden chequearse, hasta llegar a casa, pero una vez comprado no hay devolución.

email de contacto para informes