inicio logo tiendastextiles.com
 

 

venta de indumentaria
Recomendar Compartir
 

Venta de indumentaria

Vender indumentaria no es una tarea para cualquier persona, es que este es tan abarcativo como complejo, hoy en día la venta de indumentaria ha crecido y se ha perfeccionado de acuerdo a las nuevas tendencias que el mercado empieza a ofrecer.

Hoy en día podemos encontrar cualquier tipo de indumentaria en tiendas específicas, pero esto no quiere decir que toda la ropa que se venda sea buena o se encuentre en óptimas condiciones. Nosotros estamos aquí para brindarle algunos consejos, tanto a la hora de comprar como de vender prendas de cualquier tipo.

 

Para los vendedores

Existen algunos datos o información útil para los vendedores de indumentaria. Ante todo debemos hacer hincapié que la venta de indumentaria se determinará de acuerdo al tipo de ropa que estemos vendiendo, ya que no es lo mismo comercializar prendas deportivas que textiles para fiesta o noche. En el caso de que nos dediquemos a la venta deportiva, existen algunos factores a tener en cuenta, el primero es con qué marcas estamos determinados a trabajar. Lo más recomendable aquí es hacerlos con las primeras marcas, las líderes, son éstas las que nos van a garantizar calidad en el producto final; nos referimos a Adidas, Nike, Puma, Reebok, y otras similares. El cliente, busca siempre en la indumentaria: diseño, calidad, comodidad y durabilidad. Es cierto que la contrapartida aquí radica en los precios, estas marcas no son para nada baratas, pero con los medios de crédito actuales, muchas personas han encontrado la forma de financiarlas y prefieren, comprar buena ropa deportiva, a tener que gasta más dinero por haber adquirido un producto malo.

Otro de los factores que es importante a la hora de la venta de indumentaria deportiva, tiene que ver con la confección y la materia prima de cada producto. Hoy en día, por una cuestión de calidad, el algodón suele ser el número uno; de todas formas las nuevas telas como el “dry-fit” han demostrado ser las más eficientes para los deportistas o atletas, ya que su tela permite que nos mantengamos secos a la hora de practicar cualquier tipo de disciplina. Si la venta de indumentaria va a enfocarse en productos de vestir, aquí los vendedores deben ser más cuidadosos y cautos. ¿Por qué decimos esto?, porque las telas de baja calidad o que no cumplan con los estándares requeridos, son mucho más visibles que un textil de ropa deportiva. Un ejemplo, que puede ayudarnos a entender un poco más esta problemática, puede ser la compra de una camisa “barata” y cuando decimos “barata” lo hacemos en todos los sentidos: baja calidad, poca suavidad, más propensa al desgaste, etc.

Al cabo de un par de lavados notaremos que esta prenda se encogerá o deformará ya que no posee la materia prima que haga que conserve su estructura o forma; también es muy probable que los colores se desgasten y luego de unos 5 o 6 lavados pierda consistencia. Por esto, es necesario que, si vamos a dedicarnos a la venta de indumentaria de ropa de noche o formal, trabajemos siempre con los mejores textiles; si no contamos con el dinero suficiente para pagar ropa de excelente calidad, podemos optar por las mezclas o combinaciones. En ocasiones, el presupuesto no es suficiente para textiles hechos en un 1005 algodón y es por ello que se debe pensar en otra alternativa, la mejor es optar por manufacturas hechas en un 70% algodón y 30% poliéster. Es de esta manera que el producto no pierde calidad y nosotros tampoco necesitamos de un gran capital, al menos para la inversión inicial.

Para el comprador

En la venta de indumentaria, no tenemos solo a quien vende, sino también a quien compra y será justamente el consumidor final el que decidirá si opta por nuestro producto o no. A los compradores les recomendamos siempre optar por lo mejor que su bolsillo pueda pagar, el slogan “lo barato sale caro”, no es un simple dicho que suena bonito, sino una realidad. Por ahorrarnos dinero muchas veces terminamos gastando el doble en un futuro no muy lejano, lo mejor es siempre comprar la mayor calidad posible ya que sabremos que esta prenda nos servirá por mucho tiempo.

A veces es mejor invertir un poco más, pero dormir tranquilos, a guardar un par de billetes y no saber si realmente la ropa nos servirá. Siempre es recomendable comprar nuestra indumentaria en casas o tiendas de confianza, y esto no siempre quiere decir “de renombre”. Que un producto sea caro, tampoco garantiza calidad, la experiencia sí lo hace. Es de gran vitalidad fijarnos cómo ha sido confeccionada la prenda, cuanto es su porcentaje en algodón y qué otros textiles posee, de esa forma sabremos si realmente vale lo que estamos pagando.

email de contacto para informes