inicio logo tiendastextiles.com
 

 

cobertores de escocia
Recomendar Compartir
 

Mantas escocesas

Las mantas escocesas pueden dividirse en varios tamaños. Un tamaño de 1,25 x 1,65 Mt., por ejemplo, es una linda medida como para tener a los pies de la cama y así calentarse los pies.

También hay que tener en cuenta del material que esté hecha esta manta, puede ser de lanilla, tejida con lana gruesa a dos agujas, de pañolenci, de piel sintética o de muchas otras telas más que se nos ocurra.

 

Usos y costumbres

Esa misma medida de estas mantas escocesas, es muy adecuada también para usarla en la espalda, encima de otro abrigo, y así darse el calor necesario en los fríos días de invierno. Este tipo de mantas para espalda o pies, las usan mucho los ancianos, las abuelas mientras tejen alguna prenda para sus hijos o nietos, si sienten que se les enfría la espalda, se ponen una linda manta escocesa y así se sienten más calentitas sentadas en su sillón. Otros estilos de mantas escocesas que se hacen, son las cubre camas, las que se hacen de distintos tamaños para camas de 1 ½ plaza que miden: 160 x 240 cm. o para 2 ½ plazas, que miden 220 x 240 cm., en muchos lugares de venta de estas mantas, se pueden elegir los motivos y los colores de las mismas, ya que son variados. El material con que también se suele usar para confeccionar estas mantas escocesas, es tela polar, las cuales son súper abrigadas y no tan pesadas.

El precio de una manta escocesa en esta tela polar, cuesta aproximadamente, € 21,02. Pudiendo variar el mismo según el tamaño de cada manta, el lugar de venta y varias cosas más. Otros materiales de telas que se usan para hacer las mantas escocesas, son el poliéster y el acrílico, con los cuales se confeccionan matas de paños suaves y gruesos, para poder aislar mejor el frío. Este tipo de mantas escocesas, se fabrican a lo largo de todo el mundo, ya que este tipo de mantas son internacionales alrededor del mundo, ya que el uso de estas mantas son variados, se les puede dar el que más se necesite en el momento, pero siempre dependiendo de la tela en que estén hechas cada manta. Puede usarse para ir de picnic, como para colocarla sobre una mesa o el pasto y así poder apoyar la comida, eso si la manta escocesa está hecha de alguna tela de algodón o algún tipo de poliéster que no sea tan gruesa, que sea más bien fina como la de un mantel.

Ahora si la tela que se usó es muy abrigada, se puede usar en camas, sofás, en el hogar, en hoteles, en aviones, etc. Cada uno le dará el uso que más necesite en cada momento. Por eso reciben el nombre de mantas, eso no quiere decir que tienen que ser mantas de camas solamente, sino que son mantas o cobertores de diversas superficies, pero cuanto la tela sea más abrigada, entonces el uso tendría que ser más específico. El tipo de escocés que tenga la manta, es muy variado, ya que vienen en cuadros grandes y otros más pequeños, se trata del tipo de estampado escocés que reciba cada tela, generalmente se caracterizan los estampados de cuadritos chiquitos en blanco y negro, cuando la manta es de tamaño pequeño rectangular y algo ancha, para que se use de bufanda, o cubre espalda como habíamos visto antes. Normalmente las terminaciones de estas pequeñas mantas que se usan de bufandas, que son para abrigar el cuello o la espalda, son flecos.

Colores y texturas

Las mantas escocesas, tienen variados motivos, y para poder elegir la manta adecuada en color y textura, habrá que analizar primero: en que lugar se la quiere usar, la idea de lo que se quiere lograr con una manta de estas características, de estampado y que efecto queremos brindar al lugar donde la coloquemos, para saber bien como combinar los tonos y las texturas de las mismas. En el caso que se le quiera brindar al ambiente, algo así como calidez, lo ideal son los hilados y los tejidos más bien artesanales, aquellos que son pintados o teñidos con colores naturales, dentro de una gama de marrones, rojos, ocres y naranjas. Si se prefiere la gama dentro de los azules, es preferible que sean trabajos hechos con tinturas que no sean industriales.

Ahora si la intención del uso de estas mantas escocesas son para abrigo, para esos lugares donde el frío predomina tanto de día como de noche, o donde la noche es mucho más fría aunque sea verano o simplemente, para usarlas durante el invierno, lo mejor sería optar por aquellas que son confeccionadas en algodón y acrílico, por que además de abrigar, son suaves, livianas y muy llamativas por los diversos colores en que son hechas. Y si se desea otorgar armonía al lugar, lo conveniente es que no haya demasiados contrastes. De modo que lo recomendable serían las gamas de los grises, beige y marrones en mantas escocesas. Queda muy bien que las mantas estén acompañando el estilo del decorado del ambiente. En los ambientes que son luminosos y más bien modernos, lo que va bien es combinar el cuero con urdimbre de algodón. Y así se puede ir viendo cada modelo de ambiente, que si no se sabe muy bien, se puede consultar con especialistas de decoración en las casas, donde se dedican a todo lo referente al hogar.

email de contacto para informes