inicio logo tiendastextiles.com
 

 

manteleria con diseo de cuadros
Recomendar Compartir
 

Manteles a cuadros

Si en este caso, hablamos acerca de los manteles a cuadros, diremos que esta moda viene desde hace muchísimos años atrás y nunca dejaron de usarse. Quizás a muchas personas les puede parecer un modelo antiguo que ya no se usa ni para la decoración del hogar, ni tampoco para usarlo en un día de campo.

En este artículo diremos que esas personas están equivocadas, si bien en la actualidad podemos encontrar diseños mucho más modernos y divertidos, los manteles a cuadros no pasaron de moda.

 

Modelos clásicos y actuales

Los más comunes son los combinados con blanco y cuadros pequeños de colores llamativos como rojo, verde, celeste, azul, naranja, etcétera. Son los más conocidos del mercado y más de uno los ha implementado en su cocina. Le da un toque cálido, hogareño y hasta divertido, alegra los distintos ambientes. Algunos de estos, en sus extremos poseen puntilla en una amplia variedad de colores, pero el que más predomina es el blanco. Son ideales para cocinas en donde predominan los colores fuertes, frascos, vasos, platos y toda la vajilla sea colorida, floreros con flores llamativas, cuadros, imágenes y demás.

Podemos también combinar a dichos manteles, con servilletas a tono. No hace falta que sean el mismo modelo exacto, si no que pueden variar el color y hacer que el ambiente se vea mucho más alegre y decorativo. Los manteles a cuadros, además de ser muy estéticos son muy útiles para que las mesas no se arruinen. Son muy utilizados en las cocinas y como sabemos, en estos ambientes predominan los ingredientes de comidas, los líquidos, utensilios de cocina y demás, por lo que es muy fácil que las mesas puedan mancharse o rayarse, ante estos casos, los manteles son la mejor opción ya que funcionan como un cobertor protector de la misma, siendo además sumamente decorativos.

Si es una cocina que se usa en forma constante, es probable que estos manteles se manchen o ensucien también constantemente, por eso es que una de las mejores opciones es disponer de varios modelos y dibujos de estos, para poder reemplazarlos inmediatamente que se manchan. Una de las desventajas de estos manteles, es que al tener fondo blanco, hasta la más mínima mancha se pueda notar a simple vista. Por eso es que también podemos optar por otro tipo de manteles a cuadros como los que poseen varios cuadros de colores, en forma de trama. Muchas personas, lo que hacen es combinar los manteles con las servilletas o cortinas, en este caso de la cocina. No se trata de que el diseño sea exactamente el mismo, si no que los colores puedan combinarse y las tonalidades sean parecidos, para generar armonía en la decoración del hogar.

Diseños para elegir

En los diversos sitios de Internet y en revistas de decoración, podemos encontrar una amplísima variedad de fotografías de los distintos géneros de manteles que podemos comprar, pero hay veces en las que los diseños pueden no llegarnos a gustar, por eso es que en este caso, debemos decir que podemos hacer nosotros mismos nuestros propios diseños y es muy fácil. Sólo tendremos que dirigirnos a locales de venta de telas, tomar algunas medidas y comenzar manos a la obra. Es muy importante que tengamos en cuenta el tamaño y la forma de la mesa en donde vayamos a colocar nuestro mantel, para que quede cubierto completamente y sea cómodo al usarlo. Una vez que ya hayamos tomado las medidas, lo que debemos hacer es cortar la tela, según las medidas que elijamos. Para un acabado más prolijo y por supuesto para que la tela no comience a deshilacharse, lo más conveniente es coser el borde. Una vez que esos pasos estén listos, podemos proceder a colocar el mantel en la cocina o en el ambiente que más nos guste.

También podemos optar por hacer nosotros nuestros propios diseños, con pinturas para tela o acrílicos. Es un trabajo que requiere de mayor dedicación y tiempo, por eso es que a veces es mucho más fácil comprar la tela ya hecha y diseñada. No podemos dejar de nombrar también a los cubre manteles que se colocan a modo de decoración de un mantel más grande. En términos generales, el mantel que va colocado abajo es de algún color neutro y uniforme como negro, blanco, bordo, pastel, etcétera. Por arriba de dicho mantel, se coloca otro que es de un tamaño mejor y que en general se coloca en el centro de la mesa para que caiga hacia los lados, cubriendo todo el sector del medio. Esta es una muy buena opción por la que podemos optar, para ir variándolos si se quiere todos los días o una vez por semana, dependiendo de la ocasión, si tenemos visitas en casa o no, sin tener que remover el mantel más grande en forma constante.

email de contacto para informes