inicio logo tiendastextiles.com
 

 

manteleria en tamaos especiales
Recomendar Compartir
 

Manteles a medida

Los manteles son infaltables en las mesas, para protección de una mesa, para decorar un ambiente, para disimular imperfecciones que pudiera tener la mesa que usamos, por moda, y por muchas otras cuestiones.

Lo cierto, es que el mercado nos ofrece líneas sobrias, divertidas, infantiles, clásicas, y para cocina, entre otras más, pero cuando se trata de hacer manteles a medida, deberemos tener conocimiento de algunos elementos que son muy importantes a la hora de la compra de la tela, por un lado, y de la confección, por el otro.

 

¿Qué tener en cuenta?

Aquí, vamos a hablar del tema de los manteles a medida, sea para la mesa que sea, y en el artículo, nos enteraremos de cómo hacerlos, y que elegir para cada ambiente o circunstancia. Comprar manteles, no es una tarea sencilla, porque hay que tener en cuenta muchos elementos importantes, como por ejemplo las medidas de esa mesa a la que vestiremos, la forma es importante, los estilos, y los diseños, deben ser los adecuados, y por sobre todas las cosas, que no desentonen con el entorno de paredes, y de pisos. Es por ello que hacer manteles a medida, es muy provechoso desde el punto de vista personal, ya que no solo elegiremos la tela, a nuestro gusto, que será con la que lo vamos a confeccionar, o mandar a hacer el mantel, sino que además, elegiremos las medidas exactas, las formas, cosa poco probable cuando los compramos estandarizados en el local.

Si nuestro mantel ya está envejecido, manchado en varios lados, y si ha pasado de moda, ha llegado la hora de cambiarlo por uno nuevo, que puede tratarse de un mantel comprado en el supermercado, negocio de blanco, o bien lo podemos mandar a hacer por la costurera, o lo podemos hacer nosotros mismos, siempre que respetemos las medidas. De eso se trata el primer paso, de tomar las medidas de esa mesa y no de otra cualquiera; así mediremos perfectamente el alto, el ancho, y el largo, y el espesor de la tabla, para tener bien claro cómo comenzar. Necesitamos una máquina de coser, hilos al tono del mantel, por ejemplo si hemos comprado una tela de diseños a cuadrillé, en rojo y blanco, pues, el hilo deberá ser rojo, o de lo contrario blanco, pero nunca de otro color, porque se notarían las puntadas, y eso queda desprolijo.

Si, para confeccionar manteles a medida, la prolijidad ante todo, no nos olvidemos que son objetos que los vemos durante todos los días. Siguiendo a la lista de materiales, necesitamos una tijera con muy buen filo para cortar la tela de una vez, un metro, y muchas ganas, paciencia, y tranquilidad. Si pensamos que de la misma manera que en el mercado existen diferentes variedades de manteles ya confeccionados desde las fábricas, también existen telas para hacerlos de variadas calidades, de variados colores, y de variados estilos, así que busquemos, entonces las telas más adecuadas para esa tarea y pongamos manos a la obra. Las mesas pueden ser redondas, cuadradas, rectangulares, o de la forma que se nos ocurra, eso no es un impedimento para hacerlos. Pero en estos casos las medidas deben ser tomadas en base a la mesa en cuestión.

Técnicas especiales

Si deseamos que el mantel llegue al piso, mediremos la altura de la mesa y dejaremos unos dos centímetros más, para hacerle el dobladillo en la máquina de coser, y por el contrario, si no deseamos que este llegue al piso, medimos la altura que deseamos, y de allí también dos centímetros por el dobles. Un tema no menor en cuanto a los manteles a medida, es la tela a la que elegiremos según el uso que tendrá nuestro mantel, por ejemplo para la cocina, elijamos una tela antimanchas que hay en el mercado de la actualidad, estas telas llamadas inteligentes, repelen toda clase de líquidos, o grasas, por lo tanto impiden que estos se manchen en forma irreversible.

Demás está decir que, el color tiene una importancia muy grande en cuento a esta labor, porque si estamos preparando el mantel para la cocina el banco, no es muy recomendable, a menos que se use como color de base y el estampado sea completo. El blanco es un color que tiende a ensuciarse más rápido que cualquier otro, es decir se nota más. La calidad, debe ser siempre la mejor o muy buena, ya que si lo queremos para siempre es una de las cosas que hay que pensar, no nos olvidemos que un mantel se debe lavar muy seguido, y si esa tela elegida, es de muy mala calidad, se malogra más rápido, que si se trata de una excelente calidad a la que los lavados no le hacen mella.

email de contacto para informes