inicio logo tiendastextiles.com
 

 

manteleria de crochet
Recomendar Compartir
 

Manteles de crochet

En este capítulo nos hemos dedicado a la mantelería, de mesas elegantes, diarias, de bares y de restaurantes, pero en este artículo nos toca hablar en forma puntual, acerca de los manteles de crochet.

Es importante tener claro cómo es esta técnica, y cómo una vez aprendida la podemos aplicar en los diferentes articulos, como los manteles, cubres, servilletas y en lo que nos agrade para decorar y vestir elementos de la vivienda.

 

Técnicas de tejido

El crochet es una técnica de tejido a mano, con un elemento fundamental que se llama ganchillo; consiste en una aguja corta, y específica, que puede ser de diferentes materiales como madera, plástico y metal, tienen una especie de gancho en la punta, que sirve para tomar el hilo o la lana para tejer. Hay diferentes puntos con los que se pueden confeccionar puntillas, manteles, detalles de toallas, y muchos otros elementos. Como los hilos se presentan en varios colores, como así también las lanas, se logran trabajos realmente muy bonitos que sirven para la decoración de varias cosas. No se trata de una técnica nueva, todo lo contrario, ya nuestros antepasados, lo descubren logrando trabajos que hoy perduran en el tiempo. El dibujo que se forma a partir de esta técnica depende del punto elegido, que puede ser en redondo, o en forma cuadrada, en paños pequeños, (para patchwork), o todo junto.

Lo cierto es que los manteles de crochet, siempre vuelven y se usan en todo tipo de mesas. Para hacer este tipo de manualidades, necesitamos que se nos presenten los patrones para poder hacer determinado punto, pero lógicamente que deberemos conocer los puntos básicos de esta técnica, que por cierto, no es muy complicada. Contar con buenos hilos es una de las cosas más importantes, porque si este se corta deberemos comenzar de nuevo. También la lana es la elegida para hacer esta técnica. Como dijimos, los patrones son sumamente importantes para hacer esta manualidad, y dónde los encontramos, pues muy simple, en revistas de tejidos crochet, con punto nuevos y viejos. Son estas revistas muy buscadas por las tejedoras de crochet, ya que en ellas encontramos los variados puntos, y las manualidades que estamos buscando.

Se venden en fascículos que se coleccionan, y en el kiosco de revistas de nuestro barrio, como así también en las librerías, o en los locales de ventas de viejas revistas para manualidades. Otro de los lugares en los que nos encontraremos revistas que pueden tener manualidades de manteles de crochet, o de acolchados, o detalles para sábanas, entre otras, es en los tutoriales de Internet, que mejor explicados no pueden estar, además veremos el patrón, y las imágenes del paso a paso de cómo comenzar y como terminar el trabajo, el tipo de hilo o lana que usaremos en esa oportunidad, y el material más conveniente de la aguja para crochet. Solo necesitamos imprimir el patrón o molde de los puntos utilizados para esa manualidad específica y en pocos minutos ya estaremos tejiendo lo que nos guste, es fácil y muy rápido.

Creando cualquier diseño

Todas las tejedoras, desde las principiantes hasta las más avezadas en el tema, se basan en el trabajo de mirar el esquema del patrón de las revistas, libros de técnicas de crochet, o en las impresiones que podemos sacar de los tutoriales de Internet y sus sitios, es la manera de trabajar correctamente, y una vez aprendido el punto, no hace falta mirar más. Tal vez, uno de los puntos que más interesantes hacen de esta técnica es el hecho que se pueden lograr trabajos en redondo, en cuadrado, y en las formas que necesitemos, ya que se adapta perfectamente a la superficie a la que estamos trabajando. Es por ello, que vemos mesas de formas redondas, ovaladas, cuadradas, o rectangulares con estos manteles de crochet desde siempre.

El tamaño del trabajo, queda a criterio de la forma y el tamaño de la mesa en cuestión, pero las medidas deberán ser sacadas para cubrir perfectamente la superficie de la tabla, y dejar de cada lado, que el mantel, en este caso, cuelgue lo que deseamos. La técnica, una vez aprendida, no se olvida más y se pueden hacer muchas otras cosas, muy valiosas para el hogar, siendo esta considerada un arte de tejer. El color más usado para hacer los manteles, o detalles de ellos, es el blanco, porque es el que mejor queda siempre sea esta una mesa para uso diario, como para uso elegante, y distinguido, sobre ella colocaremos la vajilla impecable y les aseguramos que quedarán como las mejores tejedoras. Solo se necesita aprender esa técnica, que por otra parte no se trata de dificultosa, y manos a la obra para efectuar de todo, inclusive puntillas de toallas que ya tienen sus años de uso, y con esta técnica, se puede decir que se renuevan.

email de contacto para informes