inicio logo tiendastextiles.com
 

 

telas
Recomendar Compartir
 

Telas

Existen diferentes tipos de telas, las hay para cortinas, para tapizar, para confeccionar sábanas, edredones, acolchados, y también para la fabricación de ropa. Cada tela posee características muy particulares las cuales presentan infinidad de beneficios y ventajas.

Pero no todas las telas pueden ser utilizadas con los mismos propósitos, ya que no necesitaremos del mismo textil para hacer un pantalón de jean que para confeccionar un edredón, es por esto que todas poseen fines y aplicaciones diversas. Nosotros ahondaremos en los diversos tipos de telas, ofreciendo toda la información necesaria al respecto para que usted pueda hacerse de la más conveniente.

 

Telas para cortinados y blanqueria

Dentro de los textiles, contamos con una gama que es muy empleada hoy en día y nos referimos a las telas para cortinas. Las mismas poseen muchas ventajas si se las sabe elegir adecuadamente, sino pueden resultar un inconveniente. ¿Qué queremos decir con esto?, sencillamente que existen telas para obtener ambientes más luminosos u oscuros, como también para aislar el frío o dejar pasar la brisa. Antes de optar por un modelo, debemos establecer qué es lo que necesitamos realmente: telas pesadas, livianas, estampadas, tipo panel, etc. Dentro de las telas más recomendadas para cortinas tenemos al algodón, el chenille, el cachemir, el acetato, el crespón, la lona y muchas otras más.

Cada uno de estos modelos ofrece funcionalidades diferentes, como también diversos motivos decorativos; existen telas que están solo destinadas a decoraciones minimalistas o de vanguardia como las que se emplean en la fabricación de los paneles japoneses o estores. Mientras que las telas tradicionales de algodón, son las más versátiles debido a su fácil adaptación a cualquier ambiente. Dentro de todos los tipos de tela existentes, contamos con las telas destinadas a la blanqueria, nos referimos a la ropa de cama como las sábanas, acolchados, y edredones, como también a los manteles, servilletas, cobertores e incluso aquellos textiles abocados al mobiliario. Por supuesto, cada tipología presenta una confección distinta como sus atributos. Las telas para manteles, por ejemplo suelen ser muy puntuales como el lino, el percal, el algodón y el poliéster.

También las medidas para este tipo de textiles suele ser recomendada, se estima que el mantel no debe sobrepasar las patas, debe mantenerse a 30 cm antes de caer al piso. Las telas sábanas son muy diferentes, no en cuanto a su composición, pero sí a sus acabados y terminaciones, las sábanas deben ser suaves y de esta forma garantizar el mejor sueño posible. Es por ello que generalmente las vemos confeccionadas en 100% algodón, además de brindar el confort necesario, estamos hablando de un material resistente a los múltiples lavados. La tela para blanqueria, debe cumplir con un requisito fundamental: resistencia. No nos olvidemos que estamos hablando de un textil que va a emplearse en la fabricación de productos que deben ser lavados casi continuamente, y también su uso será frecuente, es por ello que no podemos escatimar en dinero cuando se trata de calidad.

Tela para ropa

Por último, dentro de los grupos más importantes de textiles, encontramos aquellos que se emplean para fabricar ropa (remeras, camisas, calzado, abrigos, etc). Aquí encontramos un amplio abanico de opciones: algodón, lycra, nylon, jean, y demás. Todas estas telas también deben tener una gran resistencia al uso y los lavados; generalmente las telas más rústicas son las que menos se desgatan debido a su textura. Una tela de calidad, es aquella que no destiñe, por ejemplo, esto es algo muy fácil de comprobar; cuando una tela destiñe luego de varios lavados es porque no ha sido tratada correctamente antes de ser usada para confeccionar una prenda, podemos consultar con el vendedor esta particularidad antes de comprar cualquier pieza. La tela para ropa tampoco debe deformarse ni por el uso como por los reiterados lavados, esta particularidad también distingue a una buena tela de una mala o mediocre.

Las telas de calidad deben mantener su aspecto hasta el último día de uso, como también sus colores. Cada tipo de textil cuenta con instrucciones de mantenimiento específicas, cómo debe ser lavada (agua caliente o fría), con qué tipo de detergente o químico, si dicha prenda puede lavarse con alguna otra, etc. Como podemos observar, los textiles que ofrece la industria son tantos que es casi imposible enumerarlos a todos, de todas maneras, en nuestro sitio encontrará una amplia y detallada guía de las características de cada uno, sus usos o aplicaciones como también su mantenimiento. Las telas no solo poseen texturas, sino colores, estampados, matices, y mucho más. Nosotras optaremos por la más conveniente de acuerdo a sus ventajas no solo en el aspecto decorativo, sino también funcional, y teniendo en cuenta para qué la necesitamos, si para una cortina, para una prenda de ropa o para tapicería. Adéntrese en este mundo textil, de nuestra mano.

email de contacto para informes