inicio logo tiendastextiles.com
 

 

tela raso
Recomendar Compartir
 

Tela raso

Podemos encontrar tantos modelos de telas como materiales para su confección, lo cierto es que cada tela cuenta con sus particularidades, características, ventajas y desventajas. Lo importante es saber reconocer todo esto y elegir el textil adecuado para cada ocasión; no nos olvidemos que existen telas específicas, las cuales están asignadas para prendas particulares.

El raso, la tela que nos compete aquí, es un textil empleado para la fabricación de ropa de vestir o formal, es por ello que no la veremos en prendas casuales. La tela raso es una de las más delicadas y elegantes del mercado, es muy similar a la seda y brinda un toque de distinción único, pero debemos saber cómo limpiarla, cómo elegirla, si debe o no plancharse y demás aspectos. Para ello estamos nosotros.

 

Cuidados del raso

Las telas poseen un sinfín de características, y son éstas la que determinan no solo cómo debe lavarse la prenda, sino también qué productos utilizar para su higiene y cuáles no. La tela raso es una tela un poco compleja a la hora de su mantenimiento, porque es un textil muy delicado y su cuidado no debe ser tomado a la ligera. Cada tela tiene su propio mantenimiento, lo mismo ocurre con el raso, el cual se utiliza tanto en prendas de vestir como para ropa de cama (sábanas, fundas y cubrecamas). La desventaja que posee el raso radica en que es un textil extremadamente delicado, lo que implica que, si no se lo cuida como corresponde, se estropea con facilidad, en especial al momento de lavarse.

Para proceder a lavar la tela de raso en cualquier ropa lo que debemos hacer es utilizar un detergente suave y no uno que posea químicos agresivos; nunca, bajo ninguna circunstancia se debe refregar la tela. Si hacemos esto lo más probable es que el raso húmedo se marque y luego no podamos volverlo a su forma original. Si lo que estamos lavando es un textil de color, entonces se recomienda añadir un chorro de vinagre al agua al momento de enjuagarla, es necesario aclarar que el agua debe estar siempre fría. Si lo que queremos hacer es poner en remojo la prenda, entonces añadiremos una cucharada de azúcar por litro de agua, de esta forma evitaremos que el brillo característico del raso, se pierda. Al momento del secado, decimos que es importante dejar secar la prenda pero no del todo, en especial si lo que queremos es planchar la tela, nunca se debe utilizar la plancha en telas de raso, si éstas están secas.

Para quitar una mancha complicada de un vestido de raso, existen algunos trucos para poder evitar la tintorería; se debe poner la prenda dañada en una tina con suficiente agua que la cubra. Se utilizará detergente suave para ropa de bebé y se añadirán 4 cucharadas de bicarbonato de sodio; el cual se mezclará con el detergente; se dejará reposar la prenda por un par de horas y se la enjuagará. Lo importante aquí es, como dijimos previamente, no estrujar la prenda para evitar que se marque, se la dejará secar de forma normal y luego, si es necesario la plancharemos. Así de simple, un poco de bicarbonato y detergente para ropa de bebé, la solución a muchos problemas.

Características y tipología

El raso suele utilizarse para fabricar, entre otros textiles, a la seda; es un tejido muy pastoso, lustroso y su urdimbre se caracteriza por ser extremadamente fina; podemos encontrar en la actualidad diversos tipos de telas de raso: liso, bordados con flores de oro o incluso de seda, rasos con rayas, labrados y demás. Las modas van marcando tendencia y esto se nota muy claramente en las telas y el raso no es la excepción. Como dijimos previamente, existen diversos tipos y clases de telas de raso, a continuación las detallaremos para una mejor compresión. La primera división admite al raso de bruja, el nombre proviene del mismo sitio en donde se fabricó por primera vez, la ciudad de Brujas, su urdimbre es de trama de hilo combinado con seda.

El raso de furia, puede ser liso o estampado, en ocasiones lo podemos encontrar pintado de diferentes colores; su fabricación se realiza en la India, este tipo de textil se caracteriza por contar con dibujos chinos, de flores, pájaros y otras figuras similares. Estos estampados tenían tan poco orden y proporción que se los bautizó con el nombre de furia. El raso de la India, puede ser liso blanco, o de otros colores; a veces podemos encontrar modelos, más escasamente, con flores de oro, a cuadros, rayados y recamados. Este tipo de textil no pierde su lustre ni se torna opaco con el uso diario; de todas formas, siguen teniendo una calidad inferior a las telas de raso provenientes de Europa.

email de contacto para informes