inicio logo tiendastextiles.com
 

 

paos sedosos
Recomendar Compartir
 

Toallas suaves

Las toallas tienen la función de secarnos el cuerpo cuando nos bañamos, nos lavamos la cara, las manos, etcétera, hay muchos tipos de toallas para cada función específica, tantas que se las puede seleccionar, por modelo, por tamaño, por gramajes y tejidos, por color, por diseño, por marcas, y también por la suavidad.

De las toallas suaves es de lo que nos vamos a ocupar en el presente artículo. Sus diferentes modelos y diseños, como cuidarlas, lavarlas y plancharlas, y algunos consejos útiles.

 

¿Cómo distinguirlas del resto?

Generalmente cuando queremos que nuestras toallas queden suaves al tacto, les agregamos en el último enjuague, un chorrito de suavizante para ropa, pero lamentablemente muchas veces, con eso no basta, es porque las toallas tienen diferentes tipos de tejidos, que son obviamente los que marcan la suavidad o no, de las toallas que usamos. Así que si lo que estamos buscando son toallas suaves para nuestro baño, tenemos que adquirir solo los productos que tienen gramajes óptimos para que eso se cumpla. Los gramajes, son los tipos de tejidos y la cantidad de hilos que tienen estas toallas para que luzcan suaves a lo largo de su vida útil, y para que tengamos una idea los gramajes se pueden clasificar en dos o tres tipos, los más tupidos son los que darán como resultado esa suavidad buscada en las toallas.

Cuando vemos una toalla que tiene el aspecto de aterciopelada en su superficie, es cuando esas están tejidas con más de seiscientos hilos en cada pasada, y las que tienen un término medio de trescientos, son las de uso medio, y son suaves, pero no aterciopeladas, menos de ellos, dan como resultado toallas ásperas que se pelan más y más en cada lavado, y que por otra parte no nos duran mucho tiempo, sobre todo si esa toalla es usada a diario. Nada tiene que ver el diseño de cada toalla, eso es indistinto, pero a mayor suavidad se luce más. Después tenemos que considerar el grosor de cada una de ellas, y decimos que a más grosor más suavidad, es como si se tratara de una tela en lugar de hilos de toallas. Las mejores del mercado son las que tienen entre sus composiciones algodón puro, y en algunos casos fibras sintéticas o poliamidas que le dan ese aspecto de felpa. Así llegamos a la conclusión que no vasta solamente con agregar a esas prendas mucho suavizante para que queden tersas, sino que debemos comprar las que tienen un gramaje abundante, y esas son las de buena marca.

Un excelente regalo para un recién nacido es un juego de toallas suaves, o para formar parte del ajuar de los recién casados, y cuando hablamos de este tipo de superficies estamos hablando de todo el abanico de elementos que conforman los juegos, como por ejemplo las batas, los ponchos con capuchas que son además muy abrigados, los toallones y las toallitas de mano. Son confeccionados para la delicada piel del bebe o niño pequeño. Este tipo de toallas tienen la particularidad de ser además 100% decorativas y quedan preciosas en un cuarto de baño. Esto no significa que tenemos que comprar solo toallas muy suaves para todos los días, que por cierto cuestan un poco más que las comunes, pero sí, a la hora de decorar y ambientar un baño al que deseamos esté siempre impecable, tenemos que tener en cuenta colores, y diseños, estilos, y tipos de grosor.

Eligiendo la mejor

¿Como darnos cuenta que se trata de una toalla de buena calidad, y que nos durará mucho?, muy sencillo, en general las mejores marcas, tienen esas características, en suavidad, en diseño, y en colores firmes que no se van después de varias lavadas, sino que por el contrario, permanecen intactas hasta el último día de uso. También aprovechamos a dar algunos consejos de base cuando se trata de tener toallas suaves, por ejemplo es muy importante que tengamos en cuenta los lavados de las mismas, que nunca se harán con el agua muy caliente, y si así lo deseamos, esta debe estar tibia, los jabones serán los neutros, que son los que no “lastiman”, los hilados.

En los enjuagues tenemos que tener a mano un suavizante de ropa fina, con perfume, y secadas al sol, nunca se usa la plancha que es la que aplasta los hilos, y los deja apelmazados, es decir que lo que se trata de hacer es que la toalla quede elástica y suave al tacto, para que sea usada por sus dueños. Las toallas son de uso personal, y una no puede ser usada por dos o más personas, así que cada integrante de la familia tendrá su propia toalla o juegos de toallas, sobre todo si se trata de la de secar el cuerpo, o la cara. Es diferente cuando se trata de una toalla para manos que es la que se coloca cerca del lavabo, para secar las manos de todos, pero en este caso la toalla será lavada todos los días y cambiada hasta dos veces, cuando hay muchas personas que la usaron.

email de contacto para informes